Madres de Luces y Sombras

Madres de Luces y sombras

Primer domingo de mayo, día de la madre. Este año lo celebro con un sabor agridulce, es el primero que paso sin la mía, y su ausencia aún duele demasiado. Cuánto significa una madre en la vida de una persona, mucho, bastante. Cuánto se echa de menos a una madre cuando nos falta. Cuantas veces nos quejamos de nuestras madres cuando somos jóvenes, por “pesadas”, “protectoras”, “controladoras”…, y es que la relación y el vínculo que hayamos creado con nuestra madre deja huella y nos acompaña durante toda la vida. Nuestro desarrollo personal depende en gran medida de esa relación, de sentir su aprobación, su respeto, su amor incondicional, su apoyo. Lo natural es que la unión entre madre e hij@ esté basada en la confianza y el amor, aunque eso depende de muchos más aspectos. La realidad, es que a veces eso no se manifiesta tal que así, y hay relaciones muy conflictivas y dañinas entre madres e hij@s, llenas de sombras y pocas luces.

La intención de una madre es siempre la de dar lo mejor a su hij@ según su punto de vista, la de cuidar y proteger, aunque a veces se equivoquen sin saberlo en las formas y/o fondo. L@s hij@s no están para cumplir nuestras expectativas, ni nuestros sueños, ni obedecer sin más nuestras directrices. Nuestra labor esencialmente es ayudar a que se conviertan en personas, que aprendan a caerse y levantarse, que expresen y validen lo que sienten, que toleren la frustración, que respeten a los demás, que se quieran bonito, que luchen por sus propios sueños, que disfruten y en definitiva, sean felices… desde el amor, la coherencia, la calma, el respeto y la libertad.

Madres perfectas no existen, porque educar, cuidar, criar, proteger, respetar y amar a tu  hij@, requiere mucha responsabilidad, y un ejercicio de consciencia brutal las 24 horas de cada día. Y eso también agota, somos humanas y necesitamos poder desahogarnos, tener tiempo para nosotras, liberar nuestros miedos, realizar nuestras metas.. aportar luz a las sombras de la maternidad.

De niña pasaba muchas horas jugando a las mamás, me imaginaba de mayor teniendo varios bebés. Fui creciendo, estudié, y poco a poco construí mi carrera profesional. A nivel personal iba experimentando y aprendiendo de cada palo recibido, con la idea de ser mamá siempre en mente. Lo tenia claro, sería madre tanto si encontraba la pareja adecuada como si estaba soltera, era consciente de mi instinto maternal. Afortunadamente encontré a mi compañero de vida, para juntos ser padres y crear una bonita familia.

Con toda la ilusión, buscas un bebé que no llega. Aquí empieza la desesperanza, la lucha por cumplir el sueño de ser madre, con la sombra del miedo pegada a la espalda de no llegar a conseguirlo. Comienzas a recorrer el duro camino de la infertilidad. Plantar cara a las dificultades y problemas de esta enfermedad, conlleva mucho desgaste físico, psicológico, social y personal. Después de muchas batallas perdidas y sufridas, la lucha, el esfuerzo, el sacrificio, valió la pena, y soy madre de un niño precioso de dos años, mi principito, Martín, todo un guerrero. Y esta pequeña historia con final feliz, seguro que se asemeja a la de otras madres. Algunas puede que hayan pasado también por los obstáculos de la infertilidad, mientras que para otras habrá sido un camino mucho más fácil. La cuestión es que somos madres y tenemos a nuestr@s hij@s con nosotras.

Sin embargo, ¿cuando nos convertimos realmente en madres? ¿Al quedarte embarazada? ¿Al parir? ¿Al criar?…

Creo que te conviertes en madre cuando deseas serlo, cuando decides y encaminas tus pasos para conseguirlo. Desde ese preciso momento, eres madre. Cuando das a luz a tu bebé, ejerces la maternidad a tiempo completo cada día de tu vida. En mi caso, soy madre desde hace muchos años, y ejerzo de madre desde que mi niño salió de mi cuerpo.

Hay muchas madres que aún no tienen a su hij@ soñad@ en brazos, madres de largas esperas, madres que nunca lo tendrán porque perdieron muchas batallas y finalmente la guerra, madres que perdieron a su bebé llevándolo en su vientre, madres que han perdido a sus hij@s después… hay tantas madres en la sombra, invisibles para la mayoría. Madres que luchan y se ocultan en silencio, madres que se preguntan a diario ¿por qué yo no?, madres que sienten mucho miedo a que su sueño no se haga realidad, madres que no quieren hacerse ilusiones porque han visto demasiados negativos, madres que sufren el terrible “no hay latido “.

Madres rotas por perder tantas veces. Por eso, no van a las fiestas de cumpleaños de los niñ@s de sus amig@s porque duele ver el sueño cumplido en otr@s, duele lo fácil que es para algun@s y lo duro y difícil que es para ellas. Madres que huyen de escaparates de ropa de bebé, madres que ya no saben cómo disimular y poner buena cara al “¿y tu cuando te vas a animar a tener niñ@s?”. Madres que lloran, madres que se sienten vacías. Madres que se culpan, madres que se lastiman, madres que entran en el abismo. Madres que se olvidan de vivir buscando la manera de ahorrar para tratamientos. Madres incomprendidas. Madres que se sienten solas. Madres que terminan en solitario la lucha que empezaron acompañadas.

Madres que buscan constantemente información, métodos, técnicas, médicos, clínicas, alternativas… lo que sea que pueda ayudar a quedarse embarazadas. Madres que por más que insisten nadie les da una respuesta a su infertilidad de origen desconocida. Madres que se someten a tratamientos muy duros y cirugías complicadas. Madres que investigan y leen las historias de otras mujeres que consiguieron ser madres, y así se llenan de esperanzas. Madres agotadas de esperar el milagro de la vida. Madres que a pesar de todo siguen soñando.

Todas ellas, también son madres, madres en la sombra, a las que no se les felicita, y para las que este día es doloroso.

Yo soy una madre de luces y sombras. De luces porque a pesar de la oscuridad y lo difícil del camino recorrido, siempre tuve esperanza y creía que lo conseguiría. Desde que supe que estaba embarazada, empecé a llenar de luz las sombras que me habitaban por dentro. Con cada día superado, con cada ecografía en la que escuchaba el latido y veía moverse a mi bebé, con cada patada que sentía en mi vientre, fui mitigando la sombra de los miedos, del dolor, de la tristeza, de la rabia, de la frustración, de la impotencia… de todo el sufrimiento vivido.

Ahora es mi hijo quien me arroja mucha luz y desvanece muchas de mis sombras. Con cada una de sus sonrisas, de sus descubrimientos, de sus travesuras. Verle crecer, aprender y conocer el mundo, formar su personalidad, compartir y jugar con el, son momentos maravillosos. Cuanto amor sale a borbotones de mi ser para disfrutar con el, cuidarle y protegerle. Como llenan sus abrazos, sus besos y oír sus “mamá “.

Hoy quiero abrazar a todas vosotras, madres en la luz y madres en la sombra. Somos madres y mujeres extraordinarias.

Felicidades a ti mamá, donde quiera que estés. Gracias mamá, por haber sido una buena madre, por darme libertad, por quererme tan bonito, por haberme enseñado tanto. Orgullosa de ti. Como me gustaría poder abrazarte de nuevo mamá, aunque sé que estás conmigo.

Gracias madre por darme la vida! Gracias vida por permitirme ser madre!

Felicidades a todas las madres de luces y sombras!

Nacer es llegar, morir es volver…